Blogia
Torrevieja Digital

TOCATA Y FUGA DEL ALCALDE DE TORREVIEJA

Hernández Mateo y Francisco Camps, satisfechos por haberse forrado con la política. Al ser aforados, retrasan y dificultan los procesos judiciales abiertos contra ellos. Domingo Soler mira para otro lado y calla sobre la corrupción del PP.

Alcalde de Torrevieja desde 1988, Pedro A. Hernández Mateo anunció hace meses que no se presentaría a la reelección en mayo de 2011, señalando a su protegido delfín Eduardo Dolón como sucesor. En su anunciada fuga de la alcaldía, H. Mateo dejó entrever que el President Camps, su protector, le daría un cargo en la Generalitat Valenciana y le mantendría como diputado autonómico (para protegerle de sus líos judiciales, añado yo).

Pero Mariano Rajoy viene retrasando la nominación de los candidatos a presidentes autonómicos del PP a causa del procedimiento judicial de los trajes de Camps en la trama Gürtel. ¡Menudo lío se iba a armar si Rajoy decidiera cargarse a Camps!

Lo que está claro es que H. Mateo se quiere fugar de la Alcaldía emulando a Woody Allen en Toma el dinero y corre, aunque dejándolo todo bien atado en el Ayuntamiento y en la Generalitat para disimular las imborrables huellas que dejan sus pesadas alforjas. Es sabido que el otrora mancebo de farmacia, coincidiendo con su larga estancia en la alcaldía, se ha transformado en un “industrial” euromillonario.

 Hernández Mateo está imputado por supuestos delitos de tráfico de influencias e información privilegiada en relación con el caso de las fincas. En junio de 2000, Hernández Mateo compró por 180.000 euros una finca rústica de 18 hectáreas en el municipio de Almoradí a unos particulares que operaban muy estrechamente con las promotoras del grupo Edén del Mar y dos años más tarde la vendió al citado grupo promotor por 5,4 millones de euros. Hernández Mateo obtuvo más de 5,2 millones de euros de beneficio en la operación. Entre medias, se favoreció a este grupo promotor con recalificaciones, alguna de ellas en suelo protegido.

En la actualidad, Los Verdes señalan que, además de su sueldazo como diputado autonómico y de sus negocios, Hernández Mateo ingresa unos 80.000 euros al año por sus asistencias a los órganos de gobierno y sesiones del Ayuntamiento de Torrevieja.

Recuerdo que la primera vez que Hernández Mateo compatibilizó la Alcaldía de Torrevieja con el cargo de diputado autonómico, afirmó que renunciaba al sueldo de alcalde “por amor a su pueblo”. Le desmonté esa falacia en un artículo en el que expliqué que la Ley de Incompatibilidades le impedía cobrar esos dos sueldos públicos a la vez y que el muy pillín, guiado por su amor al dinero, había optado por cobrar el de diputado por su mayor cuantía. Es evidente que no renuncia a cobrar las pingües asignaciones que cobra por asistencias a los órganos municipales.

Hernández Mateo se quiere fugar con su hacienda particular aumentada desmesuradamente y dejando a la hacienda municipal brutalmente endeudada y al Ayuntamiento descapitalizado y al borde de la quiebra económica.

Los Presupuestos municipales de 2011 contemplan el pago de parte de la deuda que el Ayuntamiento tiene con Proyectos la Cañada y otras mercantiles y particulares, por un importe total de 15.752.593 €, que habrá de hacerse efectivo en dos anualidades mediante una partida de 5.796.421 € en 2011 que se financiará mediante la venta de varias parcelas de suelo municipal y otra de 9.956.172 € en el año 2012, mediante la formalización de una operación de préstamo.

Con estas operaciones, el Ayuntamiento saldará parte de la deuda que mantiene con mercantiles relacionadas con las famosas fincas, pero todavía quedará pendiente de abono otra importante cantidad que deberá de hacerse efectiva una vez que se resuelva el litigio judicial en trámite, ya que la mercantil Proyectos la Cañada reclama al Ayuntamiento de Torrevieja más de 39 millones de euros por el valor de la parcela que le fue expropiada junto a la antigua estación del ferrocarril; terrenos que ya han sido valorados por el Jurado Provincial de Expropiación Forzosa de Alicante en 30.290.878,80 €.

Éstas y otras deudas y el descontrol del gasto municipal dejarán muy hipotecada a la Corporación que salga de las próximas elecciones locales.

Hernández Mateo se quiere fugar con garantías del Ayuntamiento. Pero si Camps no puede o no quiere darle un cargo en Valencia, no sería nada extraño que optase por querer seguir apoltronado en la Alcaldía para mayor frustración del dócil delfín a quien señaló como sucesor. Si fuese así, los torrevejenses tendrían la oportunidad de demostrar su madurez democrática dándole una sonora patada electoral en sus enriquecidas posaderas.

ÚLTIMA HORA: 

Cuando este artículo ya estaba escrito me entero de que Domingo Soler anuncia que deja el PP y dice que se presentará a las elecciones municipales de Torrevieja con un candidatura propia. Tal vez esto sea otro acicate o excusa para que Hernández Mateo decida presentarse a la reelección como Alcalde dejando a su delfín Eduardo Dolón compuesto y sin nominación.

 Domingo Soler, que comenzó en política municipal en el año 1979 en las filas de Coalición Popular junto a Tomás Martínez y Pilar Bona, ha sido durante la mayor parte de los mandatos de Pedro A. Hernández Mateo su hombre de confianza. Domingo Soler fue el elemento fundamental que ayudó a Hernández Mateo a implantar el local-pedrotismo: la gestión personalista antidemocrática y oscurantista del aún Alcalde del PP.

Por ello, ambos representan la misma política, aunque es bueno que por sus antagonismos personales sobrevenidos la derecha se presente dividida a la próximas elecciones en Torrevieja.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres