Blogia
Torrevieja Digital

Denuncia a Pio Moa

Denuncia a Pio Moa Un día después de la publicación de la noticia “Pío Moa: Franco no liquidó a los rojos, los escarmentó” en el diario Público, la Fiscalía tiene ya una denuncia que tramitar, la de Hugo Martínez Abarca, administrativo madrileño de 31 años y bloguero de Tercera Información. Asi podemos leerlo en su blog.

El presente escrito, presentado formalmente por vía telemática a la Fiscalía en 31 de octubre de 2007, tiene por objeto poner en su conocimiento las declaraciones de Luis Pío Moa en el diario Público de 30 de octubre de 2007 por considerar que se incurre en ellas en los delitos de injurias recogidos en el artículo 208 del Código Penal y de humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares recogido en el artículo 578 del Código Penal. El artículo de Público referido lleva por título Pío Moa: “Franco no liquidó a los rojos, los escarmentó“, está firmado por Juanma Romero y apareció en la página 23 de la edición impresa del diario y en la página web aquí enlazada.

En el texto se cita como textual la siguiente frase: “Aquellos que hoy defienden la Ley de la Memoria Histórica se identifican con los criminales“. El artículo 208 del Código Penal dice que “es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.” En este caso parece claro que la identificación con criminales pretende lesionar la dignidad y menoscabar la fama de las personas (desde los miembros del Congreso de los Diputados, las asociaciones de víctimas del franquismo, los colectivos por la memoria a los ciudadanos que individualmente) que hemos hecho público nuestro apoyo a los procesos de memoria histórica y en concreto a la llamada Ley de Memoria Histórica, a pesar de los matices que cada particular o colectivo pueda introducir en su juicio político sobre ésta. Por lo tanto parece claro que Luis Pío Moa incurre en delito de injuria al identificarnos con “criminales” y solicito formalmente a la Fiscalía que lo investigue.

También se refirió en el mismo texto Luis Pío Moa a las víctimas del genocidio franquista, ampliamente documentado por los historiadores. La cita textual es la siguiente: “Aquí la represión se encauzó por vías legales, no como en Europa. Eran juicios con menos garantías que los actuales, pero muchas más que las del Frente Popular. Y con defensa. A nadie se le reprimió por cómo pensaba, sino por lo que hacía. Companys no era inocente. Ni tampoco las Trece Rosas, unas jóvenes estalinistas.” Sin entrar en consideraciones jurídicas (a Companys lo entregó la Alemania nazi a las autoridades franquistas sin seguir ninguna legislación internacional, por lo que las vías legales referidas son sólo una farsa), resulta obvia la humillación genérica a las decenas de miles de personas asesinadas por la represión franquista y de forma concreta y explícita a Lluís Companys, presidente de la Generalitat de Catalunya en el exilio, y a las llamadas Trece Rosas, asesinadas por pertenecer a las Juventudes Socialistas Unificadas. El artículo 578 del Código Penal afirma que la “humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años“. El asesinato de una persona por su cargo político y de otras trece por su militancia en una organización política legal y democrática no puede ser otra cosa que un delito terrorista, y así se ha tratado ampliamente en la jurisprudencia española. En todo caso, no está en juego el delito concreto de esos asesinatos, sino la humillación que Luis Pío Moa propina a sus familiares, que en nada es distinta de la posible humillación a que se someta a quienes más recientemente hayan visto a sus familiares ser asesinados por su pertenencia a organizaciones políticas democráticas. Por ello solicito también la investigación de este punto con la intención de que la Fiscalía proteja el honor de las víctimas de un genocidio vivido recientemente en nuestro país.

Dado que en ambos casos los delitos tienen por objeto a personas de una representatividad social que supera al propio individuo injuriado o humillado y que tanto la injuria (referida a todos cuantos han apoyado una Ley) como la humillación (que se extiende a todos cuantos fueron reprimidos por cómo pensaban), solicito que sea la Fiscalía la que encauce la defensa de los bienes jurídicos protegidos por los citados ilícitos penales. En otros casos de injurias mucho menos evidentes la diligencia de la Fiscalía ha sido sorprendente, por lo que estoy seguro de que este caso será adecuadamente conducido hacia los tribunales.

Hugo Martínez Abarca

Madrid, 31 de octubre de 2007

NOTA: En el hipotético e increíble caso de que la Fiscalía no persiguiera al delincuente, sería bueno que nos juntáramos varios para realizar una acusación formal (sobre todo por el tema económico). Si queréis participar en tan encomiable asunto, decidlo en los comentarios o mandadme un mail y en unos días, si somos los suficientes, nos ponemos en marcha.

Más Información:

Blog Tercera República: http://blogs.tercerainformacion.es/iiirepublica/

 

Foto:  http://www.briga-galiza.org/not/i336.jpg

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Carlota -

Caballero, el tema en este caso no es el de la Ley de la Memoria Histórica, que por cierto se queda muy corta...
El tema es que este neofranquista por encargo y otros como Inestrillas, o Jiménez Losantos, por nombrar algunos, la ley no los mide por el mismo rasero que a otros.
Este individuo manipula la historia y hace propaganga del terrorismo franquista y falta el respeto a las victimas y represaliados de una dictadura ilegal e inhumana.

El Caballero de la Cabellera Leonada -

Las guerras son muy malas para la salud. Las preparan unos y las desencadenan otros, pero todos son responsables.
En ellas acontece que pagan justos por pecadores y que se cometen desmanes por igual.
En el caso que nos ocupa la regla general se cumplió inexorablemente. Pero hubo una legalidad que se deslizó por la pendiente de la revolución y una contrarrevolución que se conjuró a impedirlo y que actuó "in extremis". Mis condolencias a las víctimas y sus familias. No necesito una ley de memoria histórica para acordarme de todo y de todos todos los días.

Saludos y nunca más.

Ana -

El militante del GRAPO, Luis Pío Moa Rodríguez, más conocido como Pío Moa, Reig comienza recordando el pasado terrorista del actual revisionista. “De activo militante del GRAPO, una organización terrorista con abundantes delitos de sangre a sus espaldas, ha pasado a constituirse en el más destacado propagandista de la renaciente historietografía neofranquista tan jaleada por los medios afines a la derechona más extremosa”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres