Blogia
Torrevieja Digital

Conversaciones Preligrosas

Conversaciones Preligrosas

Torrevieja.- Difundimos parte del contenido de las conversaciones telefónicas ordenadas por la jueza instructora de la causa contra Morer y otros agentes imputados por el caso de las presuntas torturas policiales en Torrevieja.

"El detenido está reventado, y en el atestado no aparece nada de resistencia". La frase forma parte de la conversación entre dos policías locales de Torrevieja (el inspector Manuel Antonio López Vera y el oficial Carlos Illán) tras el arresto de un ladrón, recogida en la grabación de las escuchas telefónicas ordenadas por la juez del caso de las torturas. Las cintas revelan otras supuestas ilegalidades, como "presiones" del inspector López Vera y otros dos agentes a tres delincuentes (dos ellos menores) para recuperar dos kilos de cocaína de un narcotraficante colombiano.La titular del juzgado número 2 de Torrevieja, acordó pasado 28 de febrero la intervención del móvil del inspector Manuel Antonio López Vera para esclarecer una denuncia por narcotráfico. Las escuchas no dieron resultado en ese terreno, y la juez ha archivado las diligencias. Las grabaciones sí revelaron otras prácticas ilegales como las supuestas torturas a un detenido y el amaño de unas oposiciones a la Policía Local.Las conversaciones del inspector hacen referencia al arresto de un inmigrante guatemalteco el pasado 23 de junio, cuando robada en la casa de Carlos Illán, oficial de la Policía Local. El inspector habla primero con el concejal de Sanidad, Hipólito Caro, del PP, para preguntarle quién está de guardia en el centro de salud las Lomas (el edil era director del mismo).Luego, el inspector conversa con Pedro -la investigación no ha determinado si se trata del alcalde, Pedro Ángel Hernández Mateo, del PP, o del concejal de Seguridad, Pedro Valero- . "El servicio se ha realizado bien, pero el hombre no se puede poner derecho. Lleva dos costillas rotas y no se sabe si alguna cosa más", dice el policía. El interlocutor le pregunta: "¿Le han saludado [en alusión a si le han pegado]?". Vera responde que sí: "Tiene lesiones graves, pues lo han tenido en el calabozo diez horas". El policía advierte de que en el atestado no aparece nada de resistencia y que si lleva a esa persona con esas lesiones tendrá problemas.López Vera comunica a su interlocutor que, antes ha llamado al concejal Caro, "para que el médico que reconozca al detenido le llame lo antes posible antes de hacer nada por si hay que rehacer el atestado deprisa y corriendo para que por lo menos aparezca algo sobre que el detenido ha ofrecido resistencia en descarga de los agentes".

En otra conversación entre el inspector Vera el oficial Illán, el primero insiste en el grave estado del detenido. "Esta reventado. El médico del centro de salud lo ha enviado urgente para la Vega Baja (hospital comarcal)". Y le repite que ya ha informado al edil Caro: "Estamos esperando a que traigan el parte de lesiones para rehacer las diligencias antes de entregarlas en la Guardia Civil".

Dos costillas rotas

En otra cinta, Vera e Ilán, mencionan que al "detenido le han hecho de todo y tiene dos costillas rotas, aunque un cuñado del segundo trabaja en el hospital, ya le ha contado a lo médicos y le dan el alta". Los agentes subrayan que "los médicos no quieren intervenir para que no haya problemas y lo van a hacer todo más liviano, así como que dos costillas rotas es perfectamente compatible con una caída".

Por estos hechos, la juez ha imputado a 13 agentes, incluidos Vera e Illán, y los dos concejales.

Las diligencias por el delito de narcotráfico constatan que Vera y otros dos agentes "presionaron" a tres jóvenes detenidos por robo para averiguar el paradero de dos kilos de cocaína que reclama un narcotraficante colombiano, confidente policial. Los policías llevaron a los jóvenes a la comisaría, "y el narcotraficante, en presencia de los agentes, les amenazó con traer a dos sicarios". La juez no ve delito, pero si irregularidades como la detención de menores sin avisar a la Fiscalía.

Las escuchas recogen un intento de amaño de unas oposiciones. Por estos hechos están imputados el Jefe de la Policía Local, Alejandro Morer, el inspector Vera, un agente y un capitán de la Guardia Civil. Vera responde así a la llamada del capitán: "No te preocupes que los dos inspectores que van a estar, y luego mi jefe también, me van a pasar parte de las preguntas que van a poner, y yo se las paso a mi hijo y al tuyo". www.elpais.es 27.09.06

Las conversaciones recogidas en las escuchas hacen referencia al arresto de un inmigrante guatemalteco el pasado 23 de junio, cuando robaba en la casa de Carlos Illán, oficial de la Policía Local. Los interlocutores son el inspector Manuel Antonio López Vera, Carlos Illán y otro agente. La conversación gira sobre un auto del juzgado que reclama la copia de las cámaras de seguridad correspondientes a las estancias del detenido en la comisaría. El oficial y el inspector expresan su sorpresa por la iniciativa de la juez: "Cómo es posible que la juez sepa todo lo de las cámaras". Illán le sugiere a Vera que pregunte a otro agente, D. G. C., también imputado, "si hay manera de recuperar las grabaciones".Más adelante, el oficial y el agente "hablan de la manera de destruir o cambiar el disco duro del ordenador que controla las cámaras de seguridad y los aspectos técnicos y si hay forma de recuperarlas".

"Se han ido de la boca"

En otro momento se oye una voz de fondo que la investigación policial sospecha que pueda ser la del jefe del cuerpo, Alejandro Morer, extremo que, a su juicio, "deja patente en todo momento que está al tanto de la conversación". A continuación, Vera e Illán subrayan que "será el jefe de la policía el que dará las órdenes oportunas al agente D. G. C. sobre qué es lo que tiene que poner en el escrito de respuesta al auto de la juez". Morer no está imputado por las torturas, pero sí por un intento de amaño de unas oposiciones a la Policía Local, detectado en escuchas. Los agentes concluyen hablando sobre la posibilidad de que sus teléfonos puedan haber sido intervenidos, "o que alguien se haya ido de la boca".Mientras, los 13 agentes ya imputados (11 por las torturas y dos por el amaño de las oposiciones) presentarán hoy sendas querellas por supuestas "ilegalidades" en la instrucción del caso. José María Jiménez, secretario del Sindicato Profesional de la Policía Local de la Comunidad Valenciana, sostiene que "la investigación es ilegal, porque no había motivos para intervenir el teléfono móvil del inspector". Los agentes denunciarán que a lo largo del proceso han sido objeto, entre otros, de los supuestos delitos de detención ilegal, falsa imputación, amenazas y coacciones. El sindicato no precisó contra quién se dirige la querella.Por su parte, el alcalde de Torrevieja, Pedro Ángel Hernández (PP) también ha anunciado que estudia la posibilidad de presentar una denuncia contra el instructor de la policía judicial de la Guardia Civil. www.elpais.es 28.09.06

lTexto extraido de www.los genoveses.net

Foto; Hnedez. Mateo, Morer y Pedro Valero. Extraida de la pagina del ayuntamiento

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

A la calle ya!!! -

Que verguenza de justicia,a dia de hoy estos delincuentes siguen en activo como si nada...para cuando el juicio?????
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres