Blogia
Torrevieja Digital

El ocio alternativo para jóvenes según el PP

El ocio alternativo para jóvenes según el PP

Manejar una concejalía de Ocio y Juventud ha de ser ardúo trabajo. En los tiempos que corren, organizar actos poppulares para «hacer ver a los jóvenes que hay otras maneras de ocio alternativo» y mandarlos en autobús, el día que toman las vacaciones de verano, a la Pachá es guay, guay. Vamos lo más, lo más alternativo, lo más ocioso, y lo más transcendente en el "hacer ver a los jóvenes en qué consiste el ocio". Que no es el mismo rasero que cuando esta concejalía buscó y procuró toda clase de problemas para celebrar el Marearock.

Además los jóvenes, será por ser Pachá y no un garito del centro, tendrán que pagar de su bolsillo 6 euros, que les dará derecho a una consumición sin alcohol, y algún regalo si tienen suerte. Es posible que si se toman 2 consumiciones más Pachá gane más. No sabemos si la concejalía de este ayuntamiento que dice no estar en crisis, financiará los 6 euros haciendo uso del carné joven por participar en esta actividad que pPromuebe y organizada por la Concejalía de Juventud de Torrevieja encabeada por José Manuel Pizana.

Pizana no pasará a la historia por ser el primero en tener la idea de celebrar estos eventos de "ocio juvenil" pues ya han sido puestos en marcha por otros ayuntamientos poppulares en colaoración con colegios religiosos.En la comunidad valenciana se ha empezado a experimentar por parte de un grupo de pedagogos valencianos Fundación Tolerancia Cero y por la Consellería de Bienestar Social proyección de mensajes audiovisuales en discotecas ’light’ para menores así como en conciertos y espacios de ocio juveniles. El proyecto arrancó el pasado abril en Valencia con una "primera experiencia piloto", que consistió en diversas actividades audiovisuales en una discoteca, así como en la proyección de mensajes, la divulgación de carteles o la realización de concursos. Entre los eslóganes proyectados a entre "chumbas, cumbas" y "Máquina Total 15" aparecían " ¿por qué es un desprestigio ser violento?", o la "violencia es el recurso del incompetente", y también "si eres violento, qué poco listo eres", repetitivamente.

Mar Sánchez Marchori, una de ls pedagogas al mando del experimento audiovisual entre los jóvenes dijo que el fin era" fomentar la cultura de la no violencia debemos unir varias acciones, impulsadas desde diferentes ámbitos como el colegio, la parroquia, la familia, y también desde el ocio, la música, y utilizar ese soporte que nunca antes se había empleado".

Esta modosita pedagoga escribe manuales acerca de la aceptación o rechazo de las relaciones sexuales prematrimoniales con el título ¿Por qué esperar a estar casados?... si ya nos queremos”.y el también caritativo interés de mostrar "treinta y cinco razones para vivir la castidad en el noviazgo" o fantásticos talleres para que suegras y nueras en Valencia para "no acabar tirándose de los pelos" o "Cómo prepararse para la vida conyugal"

El ayuntamiento de Torrevieja, gobernado por el PP, tampoco es el primero que favorece los intereses de Pachá. Desde marzo de este año, el empresario Pedro Trapote, dueño de la conocida discoteca Pachá, ya puede darse con un canto en los dientes: su ‘amigo’ Juan Bravo, concejal de Hacienda del Ayuntamiento, ha conseguido algo que nadie se esperaba, obviamente con el visto bueno del alcalde de la Capital, Alberto Ruiz-Gallardón. A partir de hoy, tras el visto bueno de la Comisión de Gobierno, los concejales de distrito perderán casi la última competencia que les quedaba, la de la concesión de licencias. Gracias a esta decisión, Pachá ya puede soñar con su traslado.

Los ciudadanos que viven en el edificio en el que empresario Pedro Trapote quiere instalar la discoteca Pachá han recogido más de 500 firmas para oponerse a que se traslade un negocio que puede provocar graves alteraciones a su calidad de vida, según dijo uno de estos vecinos a este periódico.

En el Ayuntamiento se conoce hace meses las presiones (algunos han llegado a hablar de "amenazas") que este concejal ha sufrido por parte del alcalde y su núcleo duro para que se otorgue la licencia a Trapote. Con este nuevo sistema será la concejala de Urbanismo la que otorgue este permiso sin que la opinión del responsable de distrito sirva para nada.

Pachá Torrevieja se beneficiará de los 6 euros que recauden por cada joven de entre 14 y 16 años más todo aquello que consuman así como de la publidad que el gobierno pepero hace de la discoteca como "emblema del ocio alternativo juvenil" olvidando que se acumulan las denuncias contra Pachá por las pele y agresiones que se producen en la misma, incluso provocadas por sus propios seguridades.de tintes racistas, como apuntan varios informes.

El mes pasado, la noche de fiesta no terminó bien para un grupo de jóvenes que , cuando ya despuntaba la mañana, se vio envuelto en una reyerta en Torrevieja. La trifulca, ocurrida en las inmediaciones de la discoteca Pachá, terminó con tres heridos, dos por arma blanca y otro con importantes contusiones a causa de los golpes recibidos.

Otro de los negocios ligado a Pachá Torrevieja por parte de uno de sus socios también fue motivo de escándalo cuando en un club de alterne de Guardamar del Segura, a unos 15 kilómetros de Dolores, un establecimiento que se encuentra dentro de lo que en la zona se denomina la ruta de la alcachofa.

En el club (Benis’78), propiedad de Benito Amorós, se pagaron esa noche dos cuentas con la tarjeta Visa del Ayuntamiento de Dolores. Una, con un cargo de 17.400 pesetas, que se registró hacia las tres de la madrugada; y, otra, de 80.000, una hora más tarde. Días después, el interventor del Ayuntamiento solicitó al alcalde una aclaración de los gastos, porque no estaban bien documentados. Este argumentó que se le había olvidado entregar las facturas, y el interventor contabilizó las 97.400 pesetas como gastos de protocolo del alcalde.

Cuando trascendió a los medios de comunicación el gasto en ese establecimiento, el alcalde rechazó que esas facturas correspondieran a pagos en un club de alterne, y aseguró que pertenecían al abono de una comida que se celebró en un restaurante cuyo propietario es el mismo que el del club. Aclaró que las 80.000 pesetas correspondían a una cena celebrada en septiembre de 1998, y las 17.400 al abono de unos aperitivos que se consumieron días después, el 22 de octubre, cuando volvió al restaurante a pagar la cena.

El alcalde explicó que disponía de las facturas del restaurante, pero el escándalo se había difundido ya, y el propio Eduardo Zaplana, presidente regional del PP, anunció que el asunto se investigaría para cerrarlo con prontitud. La dirección regional del partido nombró al alcalde de Crevillente, una población cercana a Dolores, César Augusto Asencio, instructor del caso.


 

Violencia urbana y agresiones racistas en España

Dos apuñalados en Pacha Torrevieja

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres